Qué hacer antes y después de adoptar un cachorro

Esta es una sencilla guía informativa para que las personas que nunca han adoptado un perro sepan cómo deben actuar. La adopción de un perro es una gran noticia tanto para él como para nosotros, ya que ambos comenzaremos una nueva vida en familia. Es muy importante conocer sus necesidades y tenerlo todo preparado para que se sienta cómodo.

ANTES DE ADOPTAR A UN PERRO: ACONDICIONANDO SU ESPACIO

Es importante recordar que nuestro perro se sentirá extraño en su nueva casa, sólo con el tiempo sabrá cómo debe comportarse y sólo nosotros aportándole una educación adecuada podremos ayudarle a desenvolverse mejor.

Para evitar sustos, destrozos y dolores de cabeza…. lo mejor es adecuar un espacio para sus primeros días donde sea complicado que pueda romper algo. Por ejemplo la cocina es un buen lugar, aunque debemos evitar dejar cables y cualquier otra cosa que pueda morder por el suelo.

Nuestro nuevo perro va a necesitar una cama cómoda y mullida donde poder dormir, un bebedero donde siempre debe tener agua limpia y fresca a su disposición y un comedero donde le pondremos su comida en los horarios que corresponda. También necesitará algún juguete con el que poder jugar y morderlo, debemos comprar algún juguete para el que no pueda romper ni tragarse (evita comprarle juguetes que por un precio barato puedan ser tóxicos o peligrosos para la mascota).

Es importante tener en casa un saco de la misma comida que estuviera comiendo en el refugio de perros o un saco de la nueva comida que queramos darle. Recuerda que la comida debe ser de calidad y siempre adecuada a su edad: Cachorro, adulto, perro de ejercicio / trabajo o senior.

ANTES DE ADOPTAR UN PERRO: COMPRENDIENDO AL PERRO

Para un perro supone un cambio muy radical el dejar el refugio de perros, casa de un propietario o criadero para incorporarse a otro hogar. Todo es nuevo, todo mundo es desconocido, no se escucha a los demás perritos, etc... Sabiendo esto sobra decir que lo principal es tener un saco de paciencia.

El camino del refugio a casa puede ser traumatizante si se hace en coche, muchos perros tienen miedo a viajar en coche y pueden ponerse muy nerviosos. Por eso es importante habilitar un espacio en el maletero con rejas separadoras o amarrarlo a una correa homologada para evitar que pueda pasar a la parte delantera del coche y molestar al conductor.

Durante sus primeros días en el hogar debemos ser muy pacientes, amables y sobre todo cariñosos. Debemos crear un vínculo emocional con él, así que nada de regañar, pegar (en realidad no se debe pegar nunca a un perro, bajo ninguna circunstancia) o poner malas caras. Si rompe algo, si se hace pipí o popó en casa (que se hará, es algo completamente normal) o similares… todo buenas caras y paciencia.

DESPUÉS DE ADOPTAR UN PERRO: PRIMEROS PASOS

Lo mejor que podemos hacer inmediatamente después de adoptar a un perro es acudir a un veterinario para que lo valore medicamente y si es necesario iniciar la vacunación, desparasitarlo y la desparasitación. Con esto nos aseguraremos de que su salud es buena y de que sus vacunas estarán al día, también de que no contenga ningún parásito interno o externo cómo por ejemplo pulgas o garrapatas que pueda contagiarnos. Si desde el refugio de perros ya le han realizado estas pruebas, podemos entonces pasar al segundo paso, ir a casa.

Antes de entrar en casa es muy recomendable dar un paseo por los alrededores, siempre manteniendo al perro sujeto con correa y de preferencia, pechera, para cuidar que no se ahorque solo al tirar de la correa. Es importante entender que dejar que el perro lo huela todo, haga sus necesidades y comience a sentir el entorno cómo familiar. Si el perro es adulto incluso es recomendable que sea un gran paseo (de un par de horas por lo menos) para que se relaje y desfogue un poco.

Obviamente si se trata de un perro menor de seis meses, no lo sacaremos a pasear hasta que tenga puestas todas las vacunas obligatorias en cachorros. Puede parecer una tontería pero lo cierto es que un cachorro sin vacunas puede incluso morir por enfermedades muy sencillas de curar en un perro vacunado.

Una vez lleguemos a casa debemos mostrarle al perro cuál será su lugar para dormir (la habitación que tengamos preparada para el, la cocina por ejemplo) y dejar que se habitúe a ella. Si hay más personas en la casa, no deben atosigarle con mimos y felicitaciones…. simplemente han de dejar que el perro les huela y sea el quien interactúe con ellos. Ya habrá mucho tiempo más adelante para que todos tengan un trato más personal con el.

Resumiendo un poco esta última parte, es importante que el perro llegue a casa relajado y mantenga su estado rejado en ella. Hay que mostrarse su lugar, darle agua, también comida si es la hora, presentarle a la familia, etc… pero sin grandes excitaciones. Todo es tan nuevo para el que no hay que abrumarlo.

Es muy probable que los primeros días se muestre muy activo en casa, nervioso, curioso… incluso que por las noches llore. Es completamente normal y no debemos preocuparnos por ello, con el paso de los días y las semanas iremos apreciando cómo se relaja y se adapta a su nueva familia.

DESPUÉS DE ADOPTAR A UN PERRO: HÁBITOS Y EDUCACIÓN

Es importante que desde el primer día se sigan unas rutinas estrictas con las salidas a la calle, bien para pasear o para que haga sus necesidades.  Si es un cachorro debemos seguir unos sencillos consejos para que aprenda a hacer sus necesidades fuera de casa:

- La técnica más rápida y efectiva para enseñar a nuestros cachorros a hacer sus necesidades fuera de casa, es la rutina y los premios, lo que se conoce cómo refuerzo positivo. Debemos tener una rutina de salidas muy marcada, como cualquier animal, nuestro perro necesita hacer pis o caca varias veces al día. Lo normal y conveniente, es sacar a nuestro perro a hacer sus necesidades por la mañana, cuando nos levantemos. A mediodía, antes o después de comer, por la tarde, un poco antes de la cena y por la noche, justo antes de irnos a dormir.

- Tan importante como realizar una rutina diaria, es felicitarles y darles un premio cuando hagan sus necesidades fuera de casa. Así ellos comprenderán que hacer pis en la calle está bien y se esforzarán por hacerlo en la calle en vez de dentro de casa.

Si es un perro adulto debemos marcar unos horarios para salir a pasear, hacer sus necesidades, etc… Y respetarlos siempre, ya que el perro se acostumbrará rápidamente a dichos horarios. No obstante es normal que los primeros días lo haga en casa… no hay que darle importancia. Si hemos adoptado un perro adulto y no le han enseñado a hacer sus necesidades fuera de casa, es normal que las haga dentro. En este caso debemos aplicar la misma técnica que hemos aplicado en el paso anterior, donde enseñamos a nuestro cachorro a hacer sus necesidades fuera de casa. Paciencia, perseverancia, una buena rutina diaria y felicitaciones más premios.

Los horarios para las comidas deben ser también siempre los mismos, los perros no tienen reloj de muñeca pero tienen un reloj interno muy preciso. Saben perfectamente cuando es la hora de comer por lo que hay que respetar sus horarios.

Lo mismo sucede con las normas que se deben seguir en casa, cómo por ejemplo si puede o no puede subir al sofá. Desde el primer día hay que establecer unas normas y hacerlas cumplir.

Aunque muchas personas se despiden del perro cuando salen de casa, lo cierto es que es un mal hábito. Nuestro perro interpreta que le hablamos porque no queremos separarnos de él pero lo estamos haciendo…y eso le crea ansiedad y estrés. Sin embargo si cuando necesitemos salir lo hacemos sin más, sin mirarlo ni despedirnos, el interpretará que nos vamos porque queremos. Es posible que llore un poco para llamar nuestra atención, algo muy común cuando hay estrés por separación entre perro y el dueño, este comportamiento puede deberse a varias situaciones y puede desencadenarse por múltiples factores, dependiendo de cada uno, hay soluciones distintas, pero una estrategia que generalmente puede controlar este comportamiento es ayudarlo a descargar energía: antes de dejar a nuestro perro solo en casa, principalmente cuando vamos a estar varias horas fuera, debemos sacarlo para que haga sus necesidades y gaste energía. Podemos dar un buen paseo o correr (o ir en bici / patines) junto a él, lo que buscamos es agotar un poco sus energías para que en casa esté más tranquilo.

DESPUÉS DE ADOPTAR A UN PERRO: SOCIALIZACIÓN

Los perros necesitan estar con otros perros y también con otros humanos para socializarse, es un proceso tan importante que no hacerlo supone que nuestro perro pueda desarrollar miedos, fobias y agresividad hacia otros perros o personas. Lo ideal es comenzar a socializarlos cuando son cachorros, teniendo cuidado de hacerlo durante el proceso de vacunación, desparasitación, etc. ya que la socialización del cachorro comienza desde las 6 a las 12 o 14 semanas de vida. Durante la socialización nuestro cachorro entrará en contacto con otros animales, para esto el veterinario deberá de dar múltiples recomendaciones para que la socializacion se haga con perros que estén sanosya vacunados, con ruidos externos ya sea ruido de motos, de autos y también que el cachorro se acostumbre a ver a las personas que convivirán con él durante su vida.

La mejor forma de socializar a nuestro cachorro es dejarle conocer a otros perros, jugar con ellos incluso reñirse un poco. Ellos se marcan sus propios límites y tienen sus señales de advertencia cuando hacen algo que no les gusta (se gruñen un poco), así que simplemente debemos dejar que la naturaleza haga su propio trabajo.

También es muy recomendable que invitemos a nuestra casa donde obviamente también estará nuestro cachorro, a amigos que tengan cachorros o perros adultos. Nuestro cachorro debe comprender que en casa pueden entrar otros perros y estar con él jugando o conociéndose.

El contacto con perros de diferentes edades y razas, enseñará a nuestro cachorro a respetar a otros perros y convivir con ellos de forma pacífica.

Si es un adulto podremos comenzar con la socialización más rápido, pero siempre con cuidado ya que debemos conocer el carácter de nuestro perro: Antes de intentar socializar a un perro adulto debemos conocer si se trata de un perro con tendencias agresivas o no. Si es un poco agresivo y sabemos que puede morder a otros perros o personas, deberemos realizar las prácticas siempre con un bozal. Se denomina perro adulto a los perros de más de doce meses de edad. 

Es muy recomendable realizar largos paseos por zonas donde haya personas caminando o trabajando y otros perros paseando. Intentaremos acercarnos a otros perros que estén paseando para que se huelan, la mejor forma es acercarse lentamente y sin miedo, ya que nuestro perro puede detectar nuestro nerviosismo.

Cuando nuestro perro adulto muestre una actitud positiva frente a otros perros, le premiaremos con el premio que le solamos dar habitualmente. Si por contrario muestra una aptitud nerviosa o agresiva, nos alejaremos tranquilamente hasta que nuestro perro se relaje. Es un proceso lento pero que bien realizado aporta grandes beneficios a nuestro perro adulto, ya que le estamos enseñando a vivir en sociedad.

También es completamente normal que nuestro perro se lleve mejor o peor con determinados perros, al igual que sucede con los humanos, los perros también son selectivos. Si nuestro perro gruñe un poco con otros perros sin llegar a más, no debemos asustarnos, entre perros también hay discusiones (aunque obviamente debemos evitar que pasen de ahí).

Y todo lo demás irá viniendo sólo y a su ritmo, en poco tiempo verás cómo el perro se convierte en la alegría de la casa. Como cada vez que llegues va a saludarte lleno de alegría y cómo te llena de mimos, para el tú eres su familia, recuérdalo siempre.

Fuente: soyunperro.com